Blog HEMAV

Reportaje de Yorokobu sobre drones y HEMAV

Estas imágenes tomadas por drones son impresionantes

Desde el discurso de Juan Carlos I, pasando por el Lobo de Wall Street, el uso de drones en el cine y televisión está en claro auge.

Documental  sobre drones y HEMAV realizado por Yorokobu publicado el 10/03/2014.

Observen por un momento la escena que precedió al discurso del Rey en 2012.

Ahora hagan lo mismo con la misma escena un año más tarde (pido paciencia a los republicanos en la sala, todo esto tiene un porqué).

¿Notan la diferencia en la toma?

La primera se realizó con una grúa para cámara.

La segunda secuencia, realizada hace apenas unos meses, recorre más de 300 metros con la Zarzuela de lejos terminando su camino en las puertas del palacio.

Ambas filmaciones duraron 20 segundos, pero la diferencia entre las dos es abismal. Las razones están en que la secuencia rodada a finales de 2013 se hizo con una cámara montada en un dron.

Esos aparatos no tripulados que se han hecho famosos por bombardear a inocentes en Irak y Afganistán están teniendo un impacto impresionante en el cine y la televisión. Los dispositivos en cuestión son bastante más pequeños que sus hermanos militares, y cineastas y productoras de todo el mundo están aprovechando su agilidad y ligereza para realizar tomas y captar ángulos completamente nuevos.

El lobo de Wall Street de Scorsese recurrió a ellos para rodar algunas escenas aéreas. Competiciones como las Olimpiadas de Sochi experimentaron con tomas registradas por estas máquinas y las películas de bajo presupuesto empiezan a tener un aliado para poder conseguir imágenes que antes requerían costosas inversiones en alquiler de helicópteros o avionetas.

En el caso del discurso del rey, los responsables de que la irrupción de los drones en la Zarzuela es de un grupo de barceloneses que no pasan de los 25 años. «Somos todos ingenieros aeronáuticos. En la parte final de la carrera empecé a aplicar lo que habíamos aprendido en ella al tema de drones y pensamos que sería interesante intentar diseñar uno nosotros mismos», explica Xavi Silva, cofundador de la empresa Hemav, el proveedor oficial de Televisión Española.

Tras ver el buen funcionamiento de los prototipos en 2012, él y sus compañeros decidieron constituir una empresa «especializada en la parte técnica y de plataforma. Nosotros no somos expertos en imagen, pero aportamos todo el equipo y software para usar los drones en proyectos profesionales. Hemos diseñado una plataforma a partir de Autopilot con Arduino», añade Silva. Este conocimiento les ha permitido realizar colaboraciones como este vídeo de Barcelona desarrollado con Pumba Producciones.

El formato que más se está utilizando actualmente para grabaciones profesionales son los octocópteros, drones que incorporan 8 hélices. Sin embargo, al ser un negocio incipiente, la mayoría de productoras encuentran que tienen que hacer grandes modificaciones para poder adaptarlo a un uso profesional.

«Ensamblamos casi todo nosotros. Empezamos con componentes chinos, pero con el tiempo hemos optado por distribuidores alemanes y americanos que aportan más fiabilidad. La autonomía media de un dron es de 20 minutos pero nosotros hemos conseguido que pueda estar en el aire 120 minutos, aunque nunca requieres de tanto tiempo. La cámara que se usa depende del director de cada vídeo. Hemos llegado a usar una Panasonic Lumix, una Canon 7D, una Sony NEX7 o una Go Pro, aunque esta última no acaba de gustar en el sector profesional», explica Silva.

 

En España, según un artículo de El País publicado ayer, «el Gobierno prepara un borrador de real decreto sobre la materia con el teórico objetivo de rescatar a los drones del limbo legal en el que han caído. Los que vuelan con fines de recreo son considerados aeromodelos. Solo cuando tienen un uso profesional son aeronaves, y por tanto la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) regula su uso. El problema es que AESA solo concede autorizaciones para vuelos de desarrollo o puntuales porque no hay base legal para más. Volar un dron, insiste la agencia, es ilegal: sea para apagar un incendio o hacer una filmación. A todas las dudas, la industria de los drones responde que el futuro ya está aquí, aunque no termine de llegar».

Una información que confirma Silva de Hemav: «Estuvimos en Madrid recientemente para participar en una consulta con el Ministerio de Fomento. El gobierno está trabajando con la asociación de drones aerpass para preparar la nueva legislación. Está previsto un decreto en un año. Ahora mismo no puedes volar encima de 300 metros y no hay nada más al respecto. Lo que sí hacemos es que cuando realizamos una filmación en espacio público pedimos permiso. El problema es que la gente se los compra como un juguete y no tienen sistemas de seguridad. Cuando van a volar se caen muchas veces y pueden producir accidentes. El phantom ya está en Media Markt y mucha gente lo comprará, pero en un año lo más probable es que solo empresas homologadas con pilotos puedan volarlo», dice el ingeniero aeronáutico.

 «Ponemos un montón de sistemas para asegurar que el vuelo sea seguro y fiable. Tenemos paracaídas, protector de hélices y sistema redundante de batería. Si pasa algo o se pierde la conexión, el aparato vuelve automáticamente a su lugar de arranque. Somos todos ingenieros aeronáuticos y no hacemos nada antes de cumplir 70 a 100 horas de test de vuelo con cada dispositivo antes de ponerlo en servicio», añade Silva.

Pero por mucho que el gobierno español intente poner puertas al campo, la experiencia de Estados Unidos demuestra que será muy difícil parar su uso no profesional. En el país norteamericano se ha ignorado casi por completo la prohibición.

Hemav, en cambio, ya prepara su diversificación con la entrada en la agricultura. «Es un mercado gigantesco que no está aprovechando la tecnología como podría. Con un dron pueden hacer tomas desde el aire de sus cosechas. Nosotros proporcionamos los dipositivos y el software para que puedan saber cuánto abono o pesticida necesitan aplicar, la cantidad de agua o como está evolucionando una planta. Podrán hacer un seguimiento muy preciso ya que el crecimiento de las población exige medir cada vez más el rendimiento», dice Silva.

Documental  sobre drones y HEMAV realizado por Yorokobu publicado el 10/03/2014.

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com