Rediseñando la Agricultura: Los Cereales

El cultivo de cereales y su situación actual

Si hay algo que ha caracterizado la producción de los cultivos de cereales durante el pasado 2017, esto ha sido sin lugar a duda los problemas de sequía que han sufrido la mayoría de los campos enfocados a su cultivo. Una de las conclusiones derivadas de este problema fue el leve descenso del precio de los cereales, que vino acompañado también por una bajada considerable tanto en la producción, como en la calidad del cultivo, y que ha terminado afectando de manera indirecta a otro tipo de sectores como el ganadero, debido entre otras cosas a la dificultad de encontrar forraje adecuado para el consumo de las reses.

Algunas instituciones agrícolas como ASAJA informan de una reducción de la producción de los cereales de casi el 50% frente a otros años. Mientras que fuentes agrarias de comunidades autónomas como Castilla y León, elevan esa cifra al 70%.

Aunque las previsiones para el 2018 reflejan una leve subida al alza de los precios de los cereales, la situación actual y la falta de ayudas directas a los agricultores fuerzan la búsqueda de soluciones alternativas que permitan controlar la producción y la calidad de los cultivos de una forma más detallada. Es en este contexto donde la Agricultura de Precisión y la Teledetección se hacen indispensables para poder garantizar un resultado óptimo de la cosecha y controlar los gastos derivados del abonado, el riego, la logística o el control de malezas.

¿Cómo puede la tecnología mejorar la agricultura en momentos de sequía?

La tecnología de teledetección con drones para la agricultura de precisión ha avanzado en los últimos años de forma agigantada, aportando al agricultor un mayor control sobre la planificación de los trabajos mediante capas de información detallada como el abonado zonificado de parcelas. La toma de datos con drones a través de sensores específicos, permiten determinar la cantidad de nitrógeno en planta, sustancia directamente relacionada con el contenido de la clorofila, identificando de esta manera aquellas zonas suficientemente abonadas, de aquellas que necesitan más cuidados. La posibilidad de poder establecer un sistema controlado del abono por zonas no solo agiliza la ejecución de los trabajos para el agricultor, sino que influye directamente en la cantidad de dinero que se emplea para esta actividad, de hecho, HEMAV ha logrado generar un índice de precisión del 90%, frente al 50% conseguido por otras empresas del sector, consiguiendo para el agricultor una inversión optimizada en el producto y un ahorro en los costes de ejecución.

Otro de los avances tecnológicos que la agricultura de precisión ofrece sobre el cultivo de cereales en zonas secas es la posibilidad de establecer un zonificado de riego, que permita identificar de forma más precisa aquellas zonas de la parcela que posean una estructura de suelo muy pobre, de forma que se pueda establecer un sistema de riego optimizado para dichas zonas y realizar un tratamiento cultural específico para aumentar la profundidad del suelo y que este pueda absorber y mantener la hidratación tras el riego. De nuevo, la utilización de nuevas capas de información obtenidas a través de datos aéreos, como el estrés hídrico, se presentan como soluciones indispensables para la dosificación del riego, la identificación de áreas afectadas según la orografía de la parcela, o el reconocimiento de zonas más porosas o con riesgo de encharcamiento. Además, la realización de esta tipología de estudios de forma recurrente, permiten lograr una producción más estable, más homogénea y una rentabilidad constante de los campos.

Por último, los efectos de la sequía no han afectado únicamente al sector agrícola del cultivo de cereales, sino que también han influido de manera directa en los pastos y en la falta de forraje para la alimentación animal, cuyo precio se ha disparado en los últimos meses debido a la escasez de género. La tecnología ofrece de nuevo productos de alto valor añadido al agricultor para garantizar la calidad de los cultivos extensivos como la alfalfa. A través de estudios exhaustivos mediante captación de datos a través de vuelos semanales, especialmente durante la parte final del periodo vegetativo del cultivo, se pueden establecer análisis cuantitativos de la parcela e identificar aquellas zonas con mayor contenido en fósforo, potasio, NDF (Neutral Detergent Fiber) y Proteína cruda. De esta forma se pueden localizar fácilmente aquellas zonas que cumplan con los niveles de calidad necesarios para garantizar el consumo animal en óptimas condiciones y lograr una estimación anticipada de los resultados de la explotación.

En síntesis, la mejora que ofrece la Teledetección y la Agricultura de Precisión en la optimización de los costes medioambientales, sumado al aumento de la producción que este tipo de tecnología consigue, producen un impacto muy elevado en la mejora del sector agrario, pero también suponen un avance social ya que los cereales son, en resumidas cuentas, un elemento básico en la cadena alimenticia a nivel mundial.

¿Quieres saber más? 

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com