LOS SECRETOS DE LA TECNOLOGÍA BIM

BIM (Modelado de Información de Construcción) es una herramienta tecnológica que se utiliza en la gestión de proyectos de construcción e ingeniería, a través de un modelo digital 3D, indispensable para profesionales de la arquitectura, construcción, aparejadores e interiorismo. A pesar de que pueda parecer una tecnología surgida en el siglo XXI, este software tiene su origen a finales de los años 70 y principios de los 80, en EEUU. La primera versión la desarrolló Sigma Design International (Lousiana). En Europa, Graphisoft (Hungría) fue pionera en aplicar el concepto BIM.

Sin embargo, debemos hacer una mención a la primera tecnología que revolucionó el sector del diseño y la construcción: CAD (Diseño Asistido por Computadora). CAD supuso la posibilidad de trabajar digitalmente en dos dimensiones; hasta la irrupción de CAD, los proyectos se representaban mediante papel y lápiz. En un principio, el uso de este sistema permitió ganar tiempo en la elaboración de proyectos, pero esta aplicación no ha sabido adaptarse a las necesidades actuales debido a limitaciones como la visualización parcial del proyecto y la implicación de un proceso más laborioso. Y esto se debe a que cada parte del diseño es independiente, por lo que cualquier cambio hay que reproducirlo manualmente en cada parte. En definitiva, estas deficiencias conducen a un mayor gasto.

Una vez situados, podemos responder a la siguiente pregunta: si CAD y BIM han coexistido durante todo este tiempo, ¿qué es lo que ha hecho que BIM acabe imponiéndose sobre CAD? Para comprenderlo, debemos echar la vista atrás y situarnos en el contexto de la crisis –concretamente a finales de 2007–, cuando estalla la burbuja inmobiliaria. Nos hallamos ante un sector que se hunde a marchas forzadas. Es el momento de repensar el modelo productivo de la construcción: hay que caminar hacia un modelo mucho más competitivo y reducir costes. Y es ahí donde entra BIM.

En palabras de Jerry Laiserin: BIM es un modelo del edificio basado en datos, un proceso de representación a través del cual se pueden visualizar todas las fases de proyecto y construcción a partir de diversas dimensiones. Como resultado, optimizamos el proyecto, consiguiendo una mejor comunicación, colaboración y simulación. En un sector como la construcción, en el que intervienen profesionales de distintas disciplinas, las herramientas digitales colaborativas son la clave para alcanzar la industrialización y alejarse de prácticas obsoletas; es hora de sumar inteligencias. Según expertos en la materia, esta evidencia podemos cuantificarla: las herramientas colaborativas permiten ahorrar hasta un 33% en el gasto de mantenimiento de edificios a lo largo de la vida de estos, reducir un 40% en los riesgos generales e incrementar la calidad general de los proyectos en más de un 50%.

foto

BIM: innovación y tecnologías colaborativas en el sector de la construcción.

Hasta ahora hemos hablado de gasto y calidad, pero en el contexto socioeconómico actual, la cuestión ambiental también exige una apuesta decidida en el ámbito de la edificación y la construcción; para hablar de ahorro, optimización de recursos y eficiencia en el proceso constructivo debemos adoptar un nuevo paradigma. Así lo obliga el compromiso energético adquirido para el 2020, dentro de la estrategia energética de la Unión Europea. Y la respuesta a todas estas necesidades es BIM. Pero, ¿cómo se consigue ahorrar costes, mejorar la productividad y conseguir que los proyectos de edificación se lleven a cabo de manera sostenible, a través de una aplicación tecnológica? La respuesta es más simple de lo que parece. El quid de la cuestión es combinar a la vez todos los factores que entran en juego en un proyecto con elementos en 3D: tiempo de ejecución, durabilidad, sostenibilidad y coste económico. Hasta la llegada de BIM, se plasmaban en diferido a lo largo del proceso constructivo, es decir, en documentos diferentes y en momentos distintos. Gracias a BIM, podemos trabajar a partir de una base de datos central y en tiempo real, un sistema que permite controlar todos los detalles del ciclo vital completo del edificio y, lo más importante, prevenir errores antes de saltar de lo virtual a lo real.

Países como Reino Unido, Países Bajos, Escandinavia y Francia están bastante avanzados en el uso de BIM, mientras que a los del sur de Europa todavía les queda recorrido. No obstante, la Administración ya ha tomado cartas en el asunto: el Parlamento Europeo ha instado a los países miembros a dar un paso adelante con las normativas de contratación y licitaciones públicas, recomendando la implantación de la metodología BIM en todas las fases de equipamientos e infraestructuras públicas –diseño, construcción y operación (mantenimiento y facilidad de management)–.

Y por último, aunque no por ello menos importante, cuando hablamos de nuevas tecnologías, no podemos pasar por alto una realidad: la e-accesibilidad. Es decir, hoy en día, la democratización del mundo digital es una realidad. Cualquier persona que disponga de un smartphone o tablet con Internet puede acceder a tecnologías que, en otros tiempos, quedaban relegadas al ámbito profesional. Así pues, hoy tenemos a nuestro alcance aplicaciones con una base de datos de formas y elementos constructivos, con los que planificar, analizar y hacer simulaciones, por ejemplo, para crear nuestra propia casa. Sin embargo, ¿el acceso a la tecnología nos hace profesionales?

FUENTE: TRACESOFTWARE 

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com