INDUSTRIA 4.0: CAMBIO DE CHIP

Año 2050. Son las 8am de un día entre semana. Parada en el bar de la esquina, antes de llegar a la oficina:

-¿Qué será, Mr.Robotson?

-Un cortado, largo de agrocarburante, por favor.

– ¡Marchando!

Parece sacado de una película de ciencia-ficción, pero es que ¡hace 30 años también pensábamos que en el futuro iríamos en skate volador por la calle! Volador no, pero teledirigido sí. Para lo que también habrá que esperar unos 30 años es para saber si los robots ocuparán el 50% de los puestos de trabajo, tal y como se atreven a augurar investigadores de la Universidad Rice de Houston (Texas, EEUU).

Pensar en el futuro es algo más que imaginar cibertransportes o cíborgs haciendo la faena por nosotros. Sin lugar a dudas, la tecnología ha revolucionado la vida, la nuestra y la de generaciones anteriores. Cuando hablamos de cambio o revolución, el concepto realmente revolucionario es el de cambio de mentalidad, la entrada a un nuevo paradigma en el que sólo sobreviven los que se saben adaptar, como ha sucedido siempre a lo largo de la historia. Pero por si alguien se ha perdido algún capítulo entre la Primera Revolución Industrial y la Cuarta, hagamos un repaso rápido:

  • Cuando hablamos de Revolución Industrial, nos viene a la mente la máquina de vapor, las altas chimeneas y todo lo que sucedió entre el siglo XVIII y el XIX. Pero mucho antes, en el Neolítico, se produjo el primer punto de inflexión, la Revolución Agraria: pasamos de una economía recolectora y cazadora a la producción agropecuaria; del nomadismo al asentamiento; y, posteriormente, a la actividad comercial.

revolucion industrial

  • Pasaron los siglos y llegó la conocida Primera Revolución Industrial, un periodo en el que los procesos industriales se mecanizaron y automatizaron. “Por primera vez en la historia, el nivel de vida de las masas y la gente común experimenta un crecimiento sostenido”, así lo describe Robert Lucas (Premio Nobel de Economía en 1995).
  • Entre finales del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial se produce la Segunda Revolución Industrial, el primer paso hacia la globalización. La industria 2.0 supone la introducción de la cadena de montaje, la producción en serie y la organización del trabajo; todo crece.
  • Entre los años 60 y 70 del siglo XX, llega la Tercera Revolución Industrial, un periodo en el que todo se revoluciona: la ciencia, la tecnología; pasamos de lo analógico, mecánico y electrónico a lo digital.
  • El activista Jeremy Rifkin habla de la revolución de la inteligencia (RCT), es el punto de partida de la era de la información.

jeremmy

  • Con el siglo XXI, entran en juego conceptos como Industrial Internet of Things (IIoT), Big Data, Smart Manufacturing, Industria 4.0 y todo lo que engloba la Cuarta Revolución Industrial. En este marco tecnológico, no cabe duda de que toda industria que no se adapte a la transformación se quedará fuera de juego. La industria 4.0 es la industria conectada.

En 2017, se estima que el 85% de la población mundial tendrá acceso a redes de datos móviles de alta velocidad desde cualquier lugar. Esto introduce el concepto flexibilidad en la empresa; el trabajo se puede hacer desde cualquier sitio, no está ligado a un espacio como el hogar o la oficina. El mundo sin cables facilita el control remoto y la recogida de datos, algo que también ha propiciado la caída del precio medio de los datos móviles y de los sensores que conectan las máquinas a la red.

En palabras de Pedro Puig, CEO de Trace Software International (empresa tecnológica especializada en I+D+i de software de diseño industrial), “la industria 4.0 es una nueva revolución industrial que supondrá mejoras capitales en diferentes industrias. La principal ventaja que conllevará la industria 4.0 es que, a través de los dispositivos que ya se han hecho cotidianos en nuestras vidas (smartphones, tabletas, ordenadores), se podrán obtener infinidad de datos en tiempo real, lo que conocemos como Big Data. La recogida de estos datos permitirá aplicar medidas preventivas o correctivas sobre la industria, sin necesidad de intervención humana. Este punto supondrá un gran avance para la tecnología, porque permitirá regular los procesos de producción, mejorar la calidad (tanto en los procesos como en la producción) y adelantarse a situaciones críticas que supongan una discontinuidad en la industria.

Pero ¿la industria está preparada para la cuarta revolución? Esto puede parecer una obviedad, pero en muchos casos, las infraestructuras de las empresas no están pensadas para adaptarse a los requerimientos de las fábricas inteligentes.

La Cuarta Revolución Industrial comportará cambios en nuestro modo de trabajar, pero también de vivir y ver las cosas. En esta nueva era, el foco ya no estará en los productos que generen las fábricas (inteligentes), de ellas obtendremos datos útiles. La empresa que sepa jugar esas cartas, verá que ahí está la clave de la ventaja. La industria 4.0 es la antítesis a la producción de stocks, es una puerta de bienvenida a la producción personalizada y bajo demanda, en función de las necesidades de la comunidad. Esta forma de producir dibuja un nuevo paisaje de ciudades sostenibles y eficientes. También significa un empujón hacia la reindustrialización de Europa, hacia la recuperación de un patrimonio actualmente deslocalizado. Uno de los principales temores es la pérdida de puestos de trabajo, pero lo que veremos en un futuro próximo será un cambio de tendencia: del trabajo rutinario al trabajo cualificado, una revolución que pone el acento sobre las personas y las máquinas a su servicio.

FAO locust (1)

El uso de drones es uno de los ejemplos que caracterizan esta última revolución industrial

FUENTE: Alba Irigoyen Gómez

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com