GRAFENO: EL MATERIAL QUE REVOLUCIONARÁ EL MUNDO

Hay un material que probablemente revolucionará la mayoría de industrias. Se llama grafeno, es hiperfino, flexible y tiene una gran conductividad, y aunque hace ya años que se habla de él, es ahora cuando se están viendo las primeras aplicaciones reales de esta sustancia. En el Mobile World Congress (MWC) se vieron algunas muestras, como baterías ultrarrápidas o pantallas flexibles, pero el grafeno está llamado a revolucionar el mundo.

Técnicamente, el grafeno es un material bidimensional, consistente en una sola capa de átomos de carbono puro dispuestos en una retícula hexagonal. Es muy ligero -cinco veces más que el aluminio-, flexible y 200 veces más resistente que el acero, y además tiene otras cualidades, como su gran conductividad del calor y la electricidad y, sobre todo, que es barato.

LAS CLAVES

  • PROPIEDADES
    El grafeno es cinco veces más ligero que el aluminio y 200 veces más resistente que el acero. Es flexible, y además tiene una gran conductividad del calor y la electricidad. Encima, producirlo es relativamente barato.
  • INDUSTRIA
    Muchas son las industrias que podrían aplicar este material para mejorar sus actuales productos. Una es la del móvil, con pantallas flexibles y baterías más duraderas, pero también está el automóvil o la aeronáutica.
  • FUTURO
    Hace años que se habla y trabaja en el grafeno, pero no ha sido hasta los últimos meses que se están viendo los primeros productos realizados con este material. Pese a ello, aún tardará en ser un material usado a gran escala..

A la práctica, ello significa que con él se pueden construir muchos de los elementos que ya conocemos pero con menor coste, impacto y con mayores prestaciones. Observado por primera vez en 1964, no fue hasta el 2004 cuando los investigadores Andre Geim yKonstantin Novoselov lo redescubrieron y describieron con exactitud, un estudio que les valió el Premio Nobel de Física en el 2010. “Muchos materiales cumplen alguna de las características del grafeno. Pero solo uno las une todas, lo que abre unas posibilidades enormes”, destacó en el Novoselov en el MWC, donde fue uno de los invitados estrella.

ESPERANZA Y REALIDAD

El profesor Frank Koppens,del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Barcelona, tiene muchas esperanzas en este material. “La electrónica va a cambiar mucho. Es difícil comparar cómo será su impacto con el pasado, pero todo hace indicar que realmente será algo parecido a una revolución. Es algo único.

El ICFO fue el coordinador del pabellón del grafeno en el MWC, una zona donde se reunieron empresas e instituciones que investigan este material y que, por primera vez, presentaron pruebas reales de productos realizados con esta sustancia. Una de ellas era la empresa Zap Go, una compañía con base en Oxford que elabora cargadores de grafeno. “Nuestro primer producto será un cargador de batería realizado con grafeno. Pensando en el futuro, se podrán introducir también baterías de grafeno en los móviles, y gracias a sus propiedades será posible cargar el teléfono en solo cinco minutos”, afirmó a este diario Tim Walder, director financiero de la empresa.

Otro de los productos que se han podido ver en el congreso son pantallas flexibles realizadas con grafeno. “Sus posibilidades son impresionantes. En unos años la gente podrá tener el móvil en su muñeca”, destacaba un miembro del equipo de FlexEnable, que mostraba una pantalla de 4,7 pulgadas y un grosor del panel de solo 0,03 milímetros, además, táctil. Otras compañías exponíansensores de luz (transparentes, flexibles y de bajo consumo, basados en grafeno, pueden tomar forma por ejemplo de brazalete para medir el ritmo cardíaco) o una camiseta con tintas conductivas que emiten sonido al tocarlas. “Los móviles flexibles serán una realidad dentro de unos años, y además con batería de carga ultrarrápida”, predice Koppens.

Pero la tecnología móvil no es el único sector que va a cambiar casi por completo. “El sector del automóvil es uno de los que más se va a beneficiar. Estamos hablando de baterías más ligeras y con mayor capacidad, además de todo tipo sensores. En el futuro, por qué no, un chasis de grafeno, más ligero y resistente sería posible, señala Koppens.

La industria aeronáutica también se beneficiará, por ejemplo con alas y todo tipo de piezas más ligeras, o el sector de la salud, con sensores flexibles, incrustables bajo la piel, o en la ropa de la gente, para la monitorización de las constantes vitales de cualquier ciudadano.

Pese a todo, aún quedan barreras por superar, entre ellas la fabricación del propio grafeno, que aún debe evolucionar. “Queda aún mucho por investigar para que llegue a gran escala. Veremos algunos productos realizados con grafeno en el próximo lustro, pero no creo que haya un uso masivo hasta al menos 10 años”, predice Koppens.

FUENTE: EL PERIODICO

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com