CINCO DÍAS – HEMAV REFERENTE EN EL SECTOR AGRÍCOLA

Hemav es otra startup que está trabajando en agricultura de precisión. Creada en Tarrasa por siete ingenieros de la Politécnica de Cataluña, la empresa embarca los sensores en drones equipados con cámaras que sobrevuelan los campos.

Con los datos y las imágenes recogidas genera mapas del estado vegetativo de las plantas y recomienda medidas de abono, poda o riego.

“La ventaja de usar drones es que puedes auditar toda la explotación”, defiende Cesc Carbó, responsable de la línea agrícola de Hemav. La firma, que recaudó 450.000 euros en una campaña de crowdfunding, también usa sus drones para hacer trabajos audiovisuales, topográficos y de inspección industrial.

drones

Los drones de Hemav están equipados con cámaras térmicas que ayudan a detectar plagas.

Cada vuelo cuesta entre 10 y 35 euros por hectárea dependiendo del servicio contratado y el tipo de cultivo. El cliente no tiene que comprar los sensores. A cambio, la firma promete a sus usuarios una mejora mínima del 5% en producción, aunque en su caso más exitoso el aumento ha sido del 27%.

La startup facturó en el segundo semestre del año pasado 250.000 euros (una restricción legislativa le impidió operar los drones en la primera mitad del año), de los que el 30% provino de la división agrícola. Este año prevé alcanzar su primer millón de euros. La firma tiene unos 30 clientes, sobre todo en Cataluña, Aragón, Andalucía y Extremadura.

Según unas cifras divulgadas por las asociaciones europeas de productores y cooperativas agrarias, Copa y Cogeca, durante una reciente reunión sobre el tema en Bruselas, los agricultores que usan tecnologías de precisión aumentan el rendimiento de sus cultivos un 16% y reducen el consumo de agua a la mitad.

Hemav

Un dron de Hemav sobrevuela una finca agrícola.

Bynse y Hemav coinciden en que mientras más pequeña es la empresa agrícola, más reacia se muestra a incorporar las nuevas tecnologías. “La mayoría cree en el concepto y está de acuerdo en que el futuro va en esa dirección”, apunta Gonzalo Martín, de Bynse. “Pero antes de invertir en la tecnología quiere saber quién lo está usando y cómo le ha ido. También quiere saber quiénes somos nosotros y es normal porque somos nuevos en el sector”, comenta.

Por lo mismo, señala que nadie empieza llenando de sensores toda la finca. Lo más común es que se comience con áreas pequeñas. “Cuando pasa una campaña y ven que funciona, amplían la cobertura de los dispositivos”, precisa.

José Luis Miguel, director técnico de COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos), opina que la popularización de las nuevas tecnologías en el campo va a depender también del desarrollo de un sistema operativo que propicie la aparición de aplicaciones móviles específicas para agricultores, lo que él llama “un Android de la agricultura”. Destaca, además, que el uso de tecnología en las fincas va a servir de estímulo para que más jóvenes quieran trabajar en el campo.

El grado de innovación del sector es otro aspecto que influirá en la adaptación de las nuevas tecnologías. ¿Cuán innovador es el agro español? Una forma de medir la actividad inventiva en el sector es fijarse en el número de títulos de propiedad industrial que tramita.

Según un informe de la consultora Pons Patentes y marcas, en España hay publicadas 23.747 patentes que tienen que ver con agricultura. Solo en 2014 se registraron 676 y este año se espera que se superen las 726. Los mayores solicitantes son el fabricante de tractores John Deere y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“La cantidad de patentes relacionadas con maquinaria agrícola (trabajo de la tierra, fertilización, cosechado, plantación, etc.) asciende a 3.998, lo que supone el 48% de todos los registros que se han clasificado dentro de las 10 áreas del sector agrícola más solicitadas”, comenta Rafael López, director de la oficina de la consultora en Valencia. “La maquinaria agrícola es, sin duda, uno de las grandes fortalezas de nuestro sector”, añade.

En Europa, en cambio, predominan las patentes relacionadas con la modificación genética de plantas.

A la espera de un Android para el campo

FUENTE: CINCO DÍAS

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com