4 FORMAS DE AYUDAR AL MEDIO AMBIENTE CON EL IOT

Es necesario, una vez más, defender la inocencia de los objetos. La ignorancia tiende a culpar las cosas, a otorgarles el imposible poder de salvar o hacer daño. Sin embargo los objetos, las herramientas, las cosas en definitiva, no tienen voluntad. El hombre sí. Por eso es absurdo criminalizar el IoT, el big data o el dinero. El IoT puede usarse entre muchas otras cosas, para ayudar al medio ambiente.

Para los investigadores, científicos y ecologistas, el IoT está proporcionando unas más que valiosas herramientas para entender cómo funciona la Naturaleza y resolver problemas medioambientales, causados por esa otra parte de la humanidad que cree que es más chula que el resto.

1- Desechos electrónicos

Estamos ante un problema viejo con consecuencias nuevas. La ambición desmedida ha creado criminales de muy diversas calañas, pero los más hábiles sin duda son los que han logrado hacer del consumo desaforado la justificación de toda clase de daños. Aún no entiendo por qué el que ideó la obsolescencia programada (y todos los que la aplaudieron) no aparece en los libros de historia junto a Stalin, Hitler o MYHYV.

Cuando el dispositivo deja de servir para lo que se creó, que es siempre más pronto de lo que debiera, acaba indefectiblemente en vertederos (generalmente en países del tercer mundo. Aunque hay planes de reciclar aparatos como los móviles o algunos de sus componentes (en especial los más contaminantes), todavía existen demasiados desechos electrónicos. Y dado que la industria es la principal causante de estos desechos, es de derecho que sean los responsables de invertir en su reparación.

Mediante el concepto de economía circular, se quieren establecer un sistema “reparador y regenerativo por diseño, con el objetivo de mantener los productos, componentes y materiales en su más alta utilidad y valor en todo momento”. En este sentido, el proyecto Mainstream está orientado a integrar la economía circular en la industria tecnológica para reducir los desechos electrónicos, y para eso el IoT es una valiosa herramienta.

Dado que la mayor parte de los dispositivos cuentan con chips y sensores integrados, es posible controlar los distintos momentos de sus ciclos de vida y notificar, en un futuro no muy lejano, a los usuarios sobre el momento de reparar o restaurar los componentes más antiguos. Y si es el mismo fabricante el que se hace cargo de recoger sus productos en desuso, este puede reutilizar sus partes, desmontarlas, reciclar elementos, vender algunos para nuevos usos y, en última instancia, siempre encargarse de las tareas de reparación y mantenimiento de los dispositivos. Un ejemplo de esto podría ser IBM, que ya está considerando seriamente los beneficios de integrar la economía circular en su modelo de negocio.

2- Especies en peligro de extinción

Seguir y cuantificar especies en peligro de extinción es una de las tareas que científicos e investigadores necesitan para evitar su desaparición. Gracias al desarrollo del IoT esta labor de recopilación es mucho mayor, pudiendo incluso almacenar, transmitir y compartir esos datos de forma mucho más sencilla. Es el caso de Filipinas, donde los científicos han entrenado a los pescadores locales para fotografiar dugongos con el smartphone y cargar la información en una base de datos.

En Australia se están empleando micro sensores CSIRO para vigilar el movimiento de las abejas melíferas y mejorar la productividad de las explotaciones agrícolas. Pero también se están utilizando estos recursos para evitar su muerte a causa del ácaro varroa.

3- Deforestación

El uso de aviones no tripulados está permitiendo monitorear en detalle los procesos de deforestación en muchos rincones del mundo, pero también para entender el proceso que lleva a la desaparición de las masas forestales. Las imágenes obtenidas desde el aire arroja información vital en 3D sobre la topografía, los nutrientes del terreno y la biodiversidad. Si a esto se le incorporan los patrones de siembra, el dron puede disparar una cápsula biodegradable con la semilla en diversos lugares con los nutrientes para el crecimiento de árboles sanos, de manera que los procesos de reforestación pueden llegar a  agilizarse mucho.

En los países tropicales existe un mercado negro que trata con maderas negras de procedencia ilegal. El Observatorio de la Tierra ha creado un sistema de infrafrrojos basado en GPS para crear un registro biométrico único de cada uno de los árboles de una zona, que sabe cuáles son los autorizados para usar comercialmente y transmitir los datos a un sistema de seguimiento. Esto puede evitar los sobornos y falsificaciones de datos en el comercio ilegal de madera. El sistema genera un código de un solo uso que captura los datos exactos sobre la especie hora, fecha y lugar exacto donde se tala cada árbol. Si un árbol se tala fuera del sistema, no se genera etiqueta, por lo que la venta de esa madera resultará mucho más difícil.

4- Los océanos

Este es, quizá, el medio donde las posibilidades del IoT están creciendo más. Especialmente dada la necesidad urgente de evitar la desaparición de los caladeros de pesca. En EE.UU., Catalina Sea Ranch es el primer rancho de marisco off shore, y están trabajando también en un sistema de captación inalámbrica de datos para el océano. Mediante un sistema de boyas y sensores situados en lugares estratégicos, se pueden generar datos en tiempo real sobre la explotación del “rancho”, y usar luego esos datos para idear nuevos sistema de acuicultura en alta mar.

En Italia, el sistema Sunrise también está convirtiendo los mares, lagos y ríos en medios de captación de datos masivos gracias a sensores, robots y vehículos submarinos, incluso en aquellas zonas donde los seres humanos no pueden llegar o son demasiado peligrosas.

Fuente: Readwrite

Deja un Comentario

Tu email no va a ser publicado.

Sedes Principales

Madrid

Edificio Ibercenter

Plaza Carlos Trías Bertrán 4 28020 Madrid

(+34) 914 184 546

info@hemav.com

Barcelona

ESA (European Space Agency) Edificio RDIT

Esteve Terradas 1 08860 Castelldefels

(+34) 932 202 063

info@hemav.com

Ciudad de México

Avenida Prado Norte 125,

Lomas – Virreyes, Lomas de Chapultepec III Secc,

11000 Ciudad de México, CDMX, mexico

info@hemav.com

Amsterdam

World Trade Center

Strawinskylaan 381

1077 Amsterdam

info@hemav.com